¿Quién ganará la guerra por Herbalife?

Es la guerra entre un titán de Wall Street y una de las empresas de nutrición más conocidas del mundo.

De un lado está William Ackman, un arriesgado inversionista en Nueva York, fundador y presidente del fondo Pershing Square Capital Management, que maneja activos por valor de US$17.000 millones.

Del otro lado, la compañía de productos de nutrición Herbalife, con presencia en unos 90 países -entre ellos 18 de América Latina, así como entre los hispanos de EE.UU.- y ventas netas de casi US$5.000 millones al año.

El motivo principal del conflicto: una apuesta de Ackman, avaluada en US$1.000 millones, para que las acciones de Herbalife se desplomen. Su argumento es que se trata de un esquema piramidal y una “empresa criminal”.

Este alegato -de que la multinacional supuestamente empleó un sistema ilegal de carácter piramidal para obtener sus ingresos- está actualmente siendo investigado por la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos.

Herbalife rechaza de plano las acusaciones. Ha calificado los comentarios de “escandalosos” y defiende su modelo de mercadeo en el que miembros independientes venden los productos directamente y ayudan a conseguir más distribuidores.

Por qué la apuesta
La razón más evidente por la que Ackman está abogando contra Herbalife es financiera.
El magnate, que consolidó su fortuna a punta de inversiones de alto riesgo, decidió apostar en 2012 contra Herbalife en lo que se conoce, en términos financieros, como venta corta.

Esencialmente, la medida consiste en tomar prestado un conjunto de acciones con el compromiso de devolverlo en un tiempo determinado. La idea es vender las acciones, esperar a que su precio baje y comprarlas de nuevo para retornarlas, embolsillándose la diferencia entre los dos precios.

Así, Pershing ganará cantidades sustanciales de dinero si cae el precio de las acciones de Herbalife, pero perderá si éste se incrementa. Otros fondos apuestan por lo contrario.

Para lograr su objetivo, Ackman está buscando que los reguladores cierren la compañía o que su negocio se vea tan afectado que las personas consideren que no representa una oportunidad.
De ahí que el fundador de Pershing esté inmerso en lo que el diario The New York Times describió como un “ataque sin precedentes por su escala”.

Ackman realizó una serie de presentaciones de varias horas -la más reciente en julio- en las que criticó fuertemente a la empresa nutricional, su modelo de mercado e incluso se refirió a algunas de las estrellas a las que ha patrocinado, como los futbolistas Lionel Messi o David Beckham.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/10/141007_eeuu_economia_ackman_herbalife_tsb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s